Una piedra en el camino…

Este mes de diciembre no he podido entrenar con normalidad, de hecho el día 9  mis planes se paralizaron cuando de golpe tuve un fuerte dolor en el costado, una piedra en el riñón que ha provocado que haya estado unos días desconectado de todo, running incluído.

Ahra que parece que el problema ha desaparecido , debería ver la relación que tienen los cólicos nefríticos con correr, y de hecho observo que no existe, definitivamente no es contraproducente practicar deporte y que en ningún caso ha sido este el detonante, más bien una cierta predisposición genética, y también el ácido úrico, que por lo que veo mi cuerpo no acaba de saber como deshacerse de él.

Con todo, no considero que se trate de un problema grave a corto plazo, y a partir de ahora deberé de controlar un poco más la alimentación (más aún…).

Este año podría dar por finalizada la temporada atlética, pero tengo la San Silvestre de fin de año, la de Reus, que es corta, como un fijo en el calendario, y aunque sea participar a un ritmo más lento que de costumbre, la motivación que tengo para ir es la de siempre.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.