Un año de carreras insólitas y récords del mundo

El año 2020 está siendo un año marcadísimo por el Covid-19, pero a nivel de running ha supuesto unos cambios significativos en nuestra manera de ver las cosas.

Me acabo de inscribir a la San Silvestre Vallecana…

El último día del año siempre me cogía fiesta para poder participar en la carrera de mi ciudad, ya lo hacía cuando vivía en Tarragona y ahora en Reus exactamente igual, pero este año precisamente el 31 trabajo, no hay ningún expectativa para que se celebre una carrera «presencial» o «clásica» o como le queráis llamar.

Mi alternativa para fin de año es la San Silvestre vallecana, virtual, la haré desde Reus, un escenario que no tiene nada que ver, seguramente desde la misma pista de atletismo, 10 km. para darle una patada a un año que ha sido movidito y que queremos que acabe de una vez, con la esperanza de que lo que tenga que venir sea mejor.

En 2020, además de ser un annus horribilis, no hemos podido tener Juegos Olímpicos, pero sí que hemos podido disfrutar de diferentes récords del mundo, quizás organizados de manera más o menos artificiales, como el de la Maratón, o el 5000m femenino o el 10000 masculino en pista.

Una señora Maratón como la de Londres, donde participaban sólo atletas de élite y que consistía en dar vueltas a un parque, rodeado por muñecos de cartón que representaba el público que normalmente suele estar para animar y dar calor a los participantes.

Podemos decir que el running se ha tenido que reinventar, a estas alturas ya estaría planificándome todo el conjunto de carreras a hacer, mis objetivos, entrenamientos orientados a bajar marcas personales y demás, pero en vez de eso me muevo por sensaciones, salgo a correr, disfruto, y basta.

Sin embargo, hay retos personales que me he marcado, uno de ellos, como os decía el de la San Silvestre, el otro es la Ekiden que organiza Asics y que haré el día de mi cumpleaños 11 de noviembre.

Es una Ekiden virtual, carrera por relevos hasta completar la distancia del maratón, con un equipo que he creado y que he llamado Asics Lovers, donde se han inscrito compañeras y compañeros de todo el mundo y que estoy convencido de que no vamos a ganar, pero representa nada más y nada menos que aquel espíritu de unión a nivel global que tanto necesitamos ahora mismo y de colaboración.

Comienza una nueva temporada donde absolutamente todo es nuevo, un reto, y una oportunidad para que el running sea aquel deporte que año tras año gana adeptos.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.