Soñar con correr

Aquel fatídico día en el que la rodilla hizo crac, se rompió algo más dentro de mí, fue un periodo que ahora recuerdo con cierto cariño, porque gracias a eso ahora soy más fuerte y vuelvo a tener la ilusión de un niño por mejorar de nuevo.

Antes ya sabía que la práctica del running me daba a felicidad, fui consciente de ello desde el primer minuto, pero entonces, cuando lo perdí durante demasiado tiempo (se hizo eterno) , fue cuando más lo echaba de menos, y creí que nunca más volvería a correr.

Fue duro, cuando me encontré en aquella situación, yo que soy una persona inquieta, nerviosa por naturaleza, estuve obligado a no moverme, y eso suponía renunciar a mi personalidad.

La resignación por no volver a practicar aquel deporte que me había dado tanto, por no saber ni si tan solo podría caminar sin ayuda de las muletas, por pensar que no volvería a ser el que era antes, me hizo más daño realmente, que todos los dolores propios de la lesión que sufrí.

Y dentro, precisamente, de ese sufrimiento que no era sólo físico, sino que se convirtió también en psicológico, hubo un momento plácido, donde de repente mi mente iba jugando conmigo para no volverme del todo loco y aguantar de alguna manera lo que me estaba sucediendo.

Por la noche, cuando dormía, soñaba que corría… y no era una carrera o un entrenamiento, era yo, sólo yo, en un lugar maravilloso, rodeado de naturaleza, donde casi conseguía despegar, y cuando me daba cuenta de que no era real, entonces se me llegaba a escapar alguna que otra lágrima, al tiempo que sonreía ligeramente, al tener esa sensación de nuevo.

Como dicen los míticos Lax’n Busto,(ja no ets qui eres abans) ya no eres quien eras antes, es cierto, no soy el mismo, soy mejor, con el paso del tiempo me he rehecho, ahora no sólo me conformo con correr, ni tampoco me conformaré con volver a hacer las marcas que hacía en el pasado, ahora quiero ir un paso adelante, a otro nivel, y creer esto de nuevo, me mantiene feliz y motivado, porque de alguna manera sigo soñando que corro en ese paisaje idílico , que me sirve para sincronizarme con el mundo, sin esperar nada más a cambio.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.