¿Preparando la pretemporada?

Los meses de julio y agosto siempre han sido los de la pretemporada, los de ponerse las pilas para cuando llegue septiembre y encontrarte a tope para empezar a tope, sobre todo si el año pasado no has cumplido con los objetivos marcados o quieres superarte, pero con todo el tema Covid este verano es muy diferente.

Me encuentro muy bien físicamente, el tiempo que estuvimos confinados me sirvió para descansar y a la hora de volver a entrenar no he tardado en hacer registros fantásticos, como si me hubieran dado una segunda oportunidad para mejorar, pero por mucho que vea el futuro con optimismo, sé que de momento las carreras no serán lo que eran.

Pienso en aquellas pruebas míticas, la de la Peonada de Tarragona, con la que se daba el pistoletazo de salida, veías como te encontrabas, las carreras de la Marató de TV3, o la San Silvestre… y realmente ya lo echo de menos, porque sé que será muy difícil que se puedan celebrar.

Posiblemente alguna opción virtual para quitarse de encima la espina, ya veremos que montan.

Y no os digo nada de las medias maratones, ahora que quería volver a participar en distancias más grandes como antes, y que añoro muchísimo, porque sinceramente el ambiente en las carreras es espectacular, encontrarte a todo un conjunto de personas que tienen la misma afición que tú, y porque no decirlo, las mismas «pintas», que te muestran que formas parte de una tribu urbana que somos los runners.

El futuro del running pasa por seguir llenando las calles, de manera más individual esta vez, y uniéndonos de una manera más global, aunque esta unión sea más simbólica que real, a mí al menos me sirve.

Si he de batir mis marcas en los entrenamientos, en la pista de atletismo o en una ruta en medio del campo, pues lo haré, personalmente no necesito la clasificación, la satisfacción de cada uno de los pasos que hago, cuando soy capaz de aguantar un ritmo , o esprintar en una subida pronunciada mientras escucho un temazo en mis auriculares, que me hace volar, y por un momento siento que la gravedad no existe y que estoy en suspensión más tiempo del que podemos estar…

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.