¿Poder vegano?

Ya en el instituto el profesor de la asignatura de educación física nos dijo que la proteína buena era la proveniente de los vegetales y que la mala tenía como origen la animal, en eso no piensas demasiado hasta que tienes una cierta edad y te dicen que reduzcas el consumo de los lípidos y que vigiles con el colesterol.

Últimamente la plataforma Netflix se está llenando (poco a poco) de documentales relacionados con el mundo de la nutrición, siempre es interesante para mí, sobre todo cuando tiene relación con el deporte, y de hecho encontré un documental que realmente me llamó la atención, llamado The Game CHANGERS y que precisamente hablaba de atletas que basaban su dieta en alimentos que no eran de origen animal.

Ya he conseguido bajar de peso y ponerme a niveles óptimos, gracias al running y pequeños cambios en la alimentación, introduciendo más fruta, verdura, así como eliminando carnes procesadas, aunque sí consumo carne, porque no soy vegetariano, pero no en las cantidades que hacía antes, y reduciendo al máximo su consumo, y soy selectivo en este sentido, ya que no como carnes rojas.

Pero el caso es que el reportaje en sí se ven atletas de élite que han conseguido ir más allá y que incluso atribuyen el hecho de ser veganos a obtener mejores resultados en las competiciones, y quieras que no es un tema que te sorprende.

Aparte de todo, del aspecto puramente deportivo, encontramos el de la salud, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer … total que se te ponen los pelos de punta, porque si se demuestra la relación entre alimentación y este tipo de enfermedades, la población en general estamos abocados a un futuro desconcertante en este aspecto si no cambiamos de hábitos.

Durante mucho tiempo la publicidad y el marketing de las grandes marcas de alimentación han tenido culpa, se ha vendido la carne como si fuera un alimento ideal para deportistas, por sus proteínas, pero es básicamente porque son intermediarios de los vegetales que los comen, al menos es la conclusión a la que se llega al documental en cuestión.

Ver atletas como corredores ultrafondistas, el caso más conocido es el de Scott Jurek (en su libro Correr, Comer, Vivir ya lo explica), totalmente vegano, o ver deportistas de una edad obteniendo grandes resultados en las pruebas que disputan o con un estado de vitalidad envidiable para cualquier otro más joven, te hace pensar.

Pero lo que resulta increíble es cuando hablamos de deportes como culturismo, boxeo, etc. donde han de ser capaces de levantar grandes pesos, y tener una musculatura potente, seguramente la voz de aquel culturista batiendo un récord y diciendo «Poder vegano!» al público que lo fue a ver, me hace reflexionar aún más del tema y ya veremos si todavía modifico más mi dieta habitual.

De momento cojo con pinzas estas conclusiones, pero lo que está claro es que la alimentación afecta a la salud, y por supuesto el rendimiento deportivo.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.