No tengo suficiente talento como para sonreir y correr al mismo tiempo

Decía el gran Emil Zatopek que no tenía suficiente talento como para sonreír y correr al mismo tiempo, claro que estamos hablando de un atleta que era capaz de ganar tres pruebas en la misma competición, todas de gran distancia y dejar a sus rivales totalmente exhaustos .

En mi caso (que voy a ritmos de andar por casa…) la mayoría de veces salgo fatal en las fotos que me hacen mientras corro, entre medio feo, perfiles malos y expresiones histriónicas producidas por running, al menos mientras se practica, me es muy complicado intentar posar para salir bien, de hecho si intento sonreir, me sale una especie de mueca que da más bien miedo y parece que esté sufriendo, incluso enfadado o triste, mientras que la realidad es bien diferente (bueno a veces sí sufro, es lo que tiene este deporte).

Ahora que nos encontramos en un mundo digitalizado y global, donde parece que si no compartes una fotografía y un entrenamiento, es como si no lo hubieras hecho, yo reivindico desde aquí el running de siempre, el que se pone la camiseta cutre de la carrera de hace 5, 6 ó 10 años y se pasea por las calles, a su «bola», al que le importa una mie*** si tienes likes o si publicas o no en las redes sociales, y que sólo piensa en mejorar o alcanzar los objetivos que se ha marcado.

Hay blogueros que se dedican a promulgar cosas como correr con estilo, ei que está muy bien, pero ves las fotografías y parece que sea más un blog de moda que uno de deportes, nada criticable, por cierto, pero yo me quedo más con el principio del body positive, o sea, que cada uno sea como sea, con lo mejor y lo peor, que de hecho lo que realmente es fundamental es que te lo pases bien mientras haces deporte, simplemente, pero no hay que ser un top modelo ni nada parecido.

De todos modos estoy me planteando incluir, entre los planes de entrenamiento, las tiradas largas, las series, los estiramientos y demás, un ejercicio frente al espejo para ir «entrenando» la cara que tengo que poner cuando vea una cámara en cualquier carrera (es coña), pero a ver si tengo suerte y soy capaz de poner menos caras raras…

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.