No hay un gran escalón que subir, sino unos cuantos escalones pequeños…

There is no GIANT step that does it. It ‘s a lot of LITTLE steps. – Peter A. Cohen

No hay un gran escalón que subir, sino unos cuantos escalones pequeños … o lo que es lo mismo, ir partido a partido, entrenamiento a entrenamiento, km. en km., dosificando el esfuerzo, calculando las posibilidades, la energía.

Y es que cuando te encuentras con objetivos como los que propone la larga distancia, no puedes pensar de una manera genérica, 10, 21, 42 o incluso más km. en una misma carrera o sesión, son demasiados si no los divides, la mejor opción es hacerlo en diferentes partes, así mentalmente te vas engañando, venga va, 5 km., 5 más …

A veces la teoría es más fácil que la práctica, pero si al final te acostumbras, te será más sencillo alcanzar objetivos y disfrutar del pequeño sufrimiento de haber llegado al final.

Últimamente me pasa, cuando hago 1 hora de carrera continua, unos 12 km., En plan tranquilo (aunque me está costando porque no todos los días son iguales), pienso que una media maratón o maratón entera, en realidad no es más que hacer lo mismo unas cuantas veces más… tampoco es tanto no?

En la pared de enfrente de mi ordenador tengo un poster, similar a la imagen de la foto (soy yo mismo hace unos añitos …), con el título Persistence y debajo el título de este post, para recordarme que todo es una cuestión de constancia, que precisamente los deportes de resistencia lo son y que como tantas veces repito, al final la constancia le puede al talento.

Al menos es una frase que te sirve si de talento vas un poco justo, porque harás todo lo posible para conseguir con disciplina y perseverancia que prácticamente esto no se acabe notando, o que se note lo menos posible.

Al final el maratón sólo son 42 pequeñas carreras de un km, porque no hay obstáculo grande, no hay nada imposible.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.