El mundo no está hecho para el running

0

Primer miércoles del mes de junio, día escogido como día mundial del running, el globlal running day.

Si nos fijamos en nuestro alrededor, nos damos cuenta de que el mundo en el que vivimos, por lo menos en occidente, está montado en base al sedentarismo.

Carreteras sin prácticamente arcén, autovías donde está prohibido circular como peatón, ciudades sin carriles bici (no es running, pero simple como ejemplo perfectamente…).

Nos hemos acostumbrado a ir a trabajar, a comprar o a recoger a los niños al colegio en coche, y eso es realmente cómodo, refleja también el poco tiempo del que solemos disponer y el ritmo de vida vertiginoso al que nos vemos abocados.

Pero para mí ese ritmo de vida es algo que me cuesta de entender, tal vez porque considero que otro tipo de mundo es posible, porque no me conformo, o simplemente porque soy una especie de hooligan del running, da igual el motivo.

Las eternas peleas con algunos ayuntamientos o con los conductores, cada vez que un domingo se tiene que cerrar el tráfico para que se pueda disputar una carrera o un evento deportivo, tiene tela.

En cambio a nadie le importa la aglomeración que se produce en las entradas y salidas de algunos estadios de fútbol, aunque eso ya es otro debate que no viene al caso y tampoco es mi intención enfrentar a los deportes, no es eso.

La historia de la indígena que corre descalza y gana todas las competencias en América del sur, y que está cansada de recibir lotes de zapatillas de sus patrocinadores, que jamás se pondrá, o los niños que en países de África recorren 15 km. a pie para ir a la escuela, son los contrastes típicos entre dos mundos.

De África salen corredores que son “sobrehumanos”, genéticamente parece que estén hechos para esto, pero también tienen culpa los hábitos, no hay ningún campeón del mundo que se forje a base de hacer zapping en el sofá de su casa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.