¿Correr con mascarilla o sin?

La nueva situación o nueva normalidad en el mundo del running nos ha dejado un escenario un poco inquietante, donde hoy por hoy todo son dudas en cuanto a temas como si es necesario llevar o no mascarilla para salir a correr.

No soy ni médico ni científico, y tengo que leer mucho de fuentes que sean fiables para extraer mis propias conclusiones.

Os confieso que el primer día, el día D, aquel 2 de mayo donde podíamos empezar a hacer deporte, me equipé con una mascarilla de las de farmacia, e hice 6 km. donde las sensaciones eran mejorables, pero tampoco se hizo excesivamente pesado.

El caso es que la mayoría de deportistas y gente que había salido a hacer deporte (lo digo porque salieron un día o dos y ya no los he visto más) iban sin mascarilla…

Se supone que el riesgo por cruzarte con alguien simplemente no debe ser muy alto, sobre todo si procuras guardar las distancias.

Desde entonces estoy entrenando sin llevarla, voy a lugares donde no suele haber una gran afluencia de gente, y donde se pueden guardar las distancias bastante bien, una carretera que hay casi llegando a Castellvell, pero que pertenece todavía el término municipal de Reus, suficiente para transformarla en una pista de atletismo.

La duda me viene por dos cuestiones, la de protegerme lógicamente, pero sobre todo la de proteger a los demás, y es que no sabemos si ya hemos pasado la enfermedad, si somos portadores, etc.

Viendo como se está poniendo la situación y considerando las recomendaciones ya estoy mirando mascarillas que estén pensadas para hacer deporte, y que tengan un diseño algo más atractivo, ya de paso.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.