Correr con dolor

0

Correr no siempre da placer, de hecho hay muchas personas que creen que es un sufrimiento innecesario, y una cosa es que cueste un esfuerzo y otra bien distinta es que haga daño, correr con dolor no debería ser nunca una opción.

Después de unos años tras mi operación de rodilla, siempre he notado algo extraño en mi pierna derecha, como si estuviera adormecida, esa especie de entumecimiento no se ha desvanecido aunque al final he acabado olvidándome un poco.

No se puede vivir toda la vida con miedo a volverte a romper…

El caso es que esta semana pasada encadené un par de días con dolor en la rodilla, la que está operada, con molestias que hacía tiempo que no sentía, y recordé esos momentos en los que lo pasé tan mal, sobre todo psicológicamente.

A esas molestias se le han unido otras de carácter muscular, la zona del bíceps femoral, el gemelo… con lo que creo que no será más que un poco de sobrecarga, y como no tengo la opción de las sesiones de gimnasio, todo eso me acaba pasando factura de alguna manera.

Los corredores tenemos que saber escuchar nuestro cuerpo cuando nos pide a gritos bajar un poco, y el mío me lo está pidiendo ahora, aflojar, tomarme unos días o unas semanas más tranquilo, para volver con más fuerza y ganas.

Creo que otro tema que también afecta es que mis Asics GT 2000 necesitan una renovación urgente, les he metido mucha caña, todo tipo de terrenos, días de lluvia, etc… y podría ser otra de las razones de mis molestias.

Así que ahora toca caminar, hacer bici, ponerse el compex, y también descansar un poco, porque como decía al principio correr con dolor no es una opción.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.